Y… ¿Dónde está el San Ignacio?

Y… ¿Dónde está el San Ignacio?

Antes de fallecer, el Padre Horacio Arango S.J. compartió con este boletín el itinerario espiritual de San Ignacio de Loyola, a modo de explicación por el cambio de ubicación de la reconocida escultura que había de nuestro patrono a la entrada del Colegio, sede Mayores.

Aquí recordaremos algunas de las razones que motivaron este cambio, explicando el itinerario espiritual de San Ignacio de militar a peregrino.

SAN IGNACIO VIEJO

Itinerario de San Ignacio de Loyola:

  • Su interés desde adolescente fue prestar servicios propios de la aristocracia a la Corona Española y por eso se preparó para los oficios en el campo de batalla o en la corte.
  • Durante la guerra contra los franceses, en una batalla en Pamplona, una bala de cañón le destrozó una pierna. Ignacio sintió que había fracasado pues un militar herido valía muy poco para el combate. En medio de esta crisis de sentido y de orientación para su vida que lo hacía pasar por diferentes estados de ánimo y leyendo vidas de santos durante su convalecencia, se siente inspirado por Dios a dejar las armas y asumir una vida dedicada a la espiritualidad.
  • Sin embargo, esta decisión no fue tan sencilla, pues comenzó a descubrir que debía librar batallas internas de mayor envergadura que las que tuvo como militar y es allí donde comienza a declararse como “peregrino”, es decir, como un caminante que se siente en marcha, en búsqueda de la voluntad de Dios y con la confianza puesta solo en Él y no en sus capacidades.

Teniendo en cuenta la relevancia del momento de su conversión y el sentido más profundo de la aceptación de la voluntad de Dios en su vida, se podría decir que la última etapa de su vida, es más relevante para expresar el sello particular del humanismo Ignaciano.

Anticipadamente, el Colegio había querido resignificar muchas cosas, por eso revisaron la plataforma estratégica, la estructura organizacional, las actividades cotidianas y algunos símbolos, como consecuencia de un proceso que nos reclama coherencia.

Por tanto, en discernimiento comunitario, vieron necesario visualizar también el segundo momento del itinerario de la vida de Ignacio de Loyola, que como peregrino tiene un sentido más relevante dentro de la Espiritualidad Ignaciana.

SAN IGNACIO NUEVO

Ambas esculturas están visibles en el Colegio, como una manera de mostrar lo que Dios puede hacer en las personas cuando se dejan permear por su amor.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*